jueves, 10 de diciembre de 2009




La higiene es una forma de que estés saludable y sano.Es una manera de encontrarnos bien.

Hábitos tan fáciles y comunes como: el lavado de tus manos antes y después de cada comida, ayuda en gran medida a fomentar el cuidado de tu higiene.

Es necesario que prestes atención a los cambios corporales que vas experimentando a medida
que vas creciendo, como lo son los olores y el sudor. Por eso es importante que te bañes en lo posible todos los días.

Lavarte los dientes después de cada comida, es una forma de mantener tu higiene vocal, para que así evites que las caries, malos olores y gérmenes se apoderen de tu boca.
Limpiar tus zapatos y preocuparte del cuidado de tu ropa, también es una forma de que cuides tú higiene personal.

Debes limpiar tú cara y cuello con una esponja húmeda, es muy útil para mantener tu higiene.

Debes realizar tu limpieza perianogenital si eres niña, después de cada vez que vayas al baño de delante hacia atrás y no al contrario a fin de evitar el transporte de gérmenes o parásitos intestinales a las vías urinarias.

Debes realizar un correcta limpieza de oidos,esta acción un paño húmedo doblado para extraer el cerumen.

Debes realizarte periódicamente una limpieza y corte de uñas cada 7 a 10 días con el fin de tenerlas relativamente cortas, si no puedes realizar de forma autónoma esta acción, pide ayuda a una persona mayor; sin olvidar que las uñas de los pies se deben respetar las curvas de las uñas, con el propósito de evitar encarnaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada